Política

Inversión en Laguna Verde “no sirvió de nada”; planta no opera a 100%, revelan

abril 30, 2013

Veracruz, Ver.- Los reactores de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde (CNLV) no están funcionando al 100 por ciento, por lo que la inversión que se realizó “no sirvió de nada”, afirmó el físico y ex trabajador de la planta, Bernardo Salas Mar.

Indicó que la unidad I ha tenido 33 paros automáticos y la II ha presentado 26, por lo que el aumento en la potencia de planta que se tenía programado tampoco ha sido alcanzado. “Las causas de los paros son varias (...) la potencia está en 66 por ciento y llega incluso hasta niveles tan bajos como 24 por ciento”, dijo.

El ex trabajador de Laguna Verde explicó que en el año 2006 él entregó un documento donde se alerta de que Estados Unidos no autorizó los aumentos de potencia hasta que se hiciera un análisis exhaustivo, después unos trabajadores que son altos mandos de la planta nuclear mexicana le hicieron llegar documentos donde se indica que estos trabajos no se deben hacer pues era más barato construir otro reactor.

“Ya se hizo y por eso ahora entregué a la nueva administración nueve cartas dirigidas a Enrique Peña Nieto, al secretario de Energía, a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a la Cámara de Diputados, de Senadores y a la Secretaría de la Función Pública”, comentó.

Salas Mar recalcó que ahora deberá invertirse mas dinero para lograr que lleguen a las condiciones en las que antes se encontraban los reactores. El físico aseguró que a través de una información obtenida por el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) se indica que no se ha expedido licencia para la operación de la central debido a las fallas.

“Hay fisuras en las bombas jet, si se fragmenta entrarán pedazos al núcleo del reactor donde las turbulencias son enormes y podría provocar un daño grandísimo, esto si se aumenta a la potencia que se pretende”, aseveró.

Consideró que hay un gran riesgo y puede haber un problema mayor en la operación de Laguna Verde si las autoridades competentes permiten que se suba la potencia de los reactores en las condiciones en las que se encuentran.

Aseguró que la obra de los reactores salió cuatro veces más cara de lo que debía costar, debido a que Iberdrola no tenía la ingeniería para hacer estos trabajos, por lo que se erogaron más de 605 millones de dólares.