Política

Los municipios deben sancionar a quien provoque daños por no prevenir: SPC

marzo 12, 2013

La secretaria de Protección Civil, Noemí Guzmán Lagunes, mencionó que corresponde a los ayuntamientos aplicar sanciones a todas aquellas empresas, negocios o particulares que provoquen algún daño a la población o la infraestructura por no tomar las medidas pertinentes ante fenómenos climatológicos, como las rachas de viento.

Esto lo dijo en relación con el techo de una gasolinera que se vino abajo en el municipio de Boca del Río, donde precisó que a la dependencia a su cargo no le corresponde aplicar alguna sanción, pues queda exclusivamente bajo la responsabilidad de la dirección de Protección Civil municipal.

Señaló que desde que se pronostica la entrada de un frente frío que pudiera ocasionar daños debido a la entrada de vientos, entonces se notifica a las autoridades de los 212 ayuntamientos, para que a su vez informen a aquellos establecimientos o dueños de espectaculares que pudieran representar un riesgo para la población.

La funcionaria estatal comentó que cada dirección municipal debe tener identificados sus sitios de riesgo y por tanto, emitir las recomendaciones a los negocios para que lleven a cabo acciones de prevención.

Ningún lesionado por accidente

El viento del norte ocasionó que el techo de una gasolinera ubicada al interior del estacionamiento de un supermercado se viniera abajo.

Uno de los empleados, quien prefirió no revelar su nombre, explicó que cuando llegaron a la gasolinera que abre a las 7 horas, hallaron el techo totalmente recargado sobre la estructura, por lo que de inmediato pusieron la estación en paro de emergencia.

“Se reportó que la techumbre de la estación se había vencido, no había ningún lesionado y los muchachos que estaban aquí lo reportaron”, dijo Gilberto Francisco Garza Montemayor, el encargado de supervisar la estación.

El supervisor indicó que se cortó el suministro eléctrico para quitar cualquier riesgo de incendio, debido a que el viento del norte seguía soplando fuerte, a velocidades superiores a 60 kilómetros por hora.