Municipios

Bajo monitoreo del río Chiquito, posible riesgo para Nogales y Mendoza

julio 03, 2009
No obstante la intensidad de las lluvias en las pasadas 72 horas en la Zona Centro del estado, los niveles de los ríos que cruzan esta región se encuentran normales. Sin embargo se mantienen monitoreos en los caudales, en especial en la presa de gaviones sobre el río Chiquito que, siendo de respuesta rápida, es un riesgo para Ciudad Mendoza y Nogales.

El coordinador de Protección Civil en la zona centro del estado, Luis Palma Déctor, sobrevoló la región de las altas montañas y explicó que aun cuando las precipitaciones han sido intensas, no hay un comportamiento anormal en los afluentes del Río Blanco, el Chiquito, el Orizaba y el Palas. Los niveles está dentro de los parámetros normales, aunque esto no descarta un crecimiento desmedido en las próximas semanas puesto que la época de lluvias apenas inicia.

Advirtió que las lluvias son producto de la onda tropical número 8 que se encuentra estacionada sobre la vertiente del Golfo de México, y adelantó que estas condiciones climáticas van a continuar por lo menos hasta el inicio de la siguiente semana; “vamos a seguir teniendo lluvias intensas por la tarde con mucha posibilidad de truenos por la noche”.

Otro de los resultados del sobrevuelo realizado la mañana de este jueves es que en la zona de Calcahualco, Alpatlahuac y Coscomatepec, los ríos que ahí nacen también se encuentran dentro de los límites normales. Estas condiciones no eximen a la zona de posibles crecidas de los ríos, pero sí, por lo menos, en estos momentos tranquiliza a la población.

Asimismo explicó que se ha montado un operativo especial con los ayuntamientos de la zona centro del estado a fin de mantener monitoreados los ríos que cruzan esta región; “es importante mantener una coordinación entre los ayuntamientos y Protección Civil para estar atentos a los comportamientos de los ríos”.

En tanto, en Orizaba, por tercer día consecutivo, el río que lleva el mismo nombre tuvo un ligero incremento en su nivel y se nota que arrastra lodo de las faldas del Pico de Orizaba.